La primera investigación, llevada a cabo por la Universidad de Californiaen Irvine (EEUU), asegura que la mejor hora para hacer ejercicio es por la mañana, justo nada más levantarnos de la cama. Según este estudio, es lo más indicado para acelerar nuestro metabolismo y, también, para levantar el ánimo y reducir el estrés ya que empezar el día con algo de deporte hará que generemos dopamina, serotonina y endorfinas, las hormonas de la felicidad que nos ayudarán a sentirnos bien durante el resto del día.

¿Es mejor entrenar por la mañana?

  • Ayuda a establecer una rutina, porque entrenar a primera hora no deja sitio para las excusas “por falta de tiempo”; por la tarde las obligaciones se acumulan.
  • Mejora el ciclo de sueño. Levantarse temprano puede costar, pero si se coge el hábito se favorecen el ritmo circadiaco que hace que el cuerpo esté alerta por la mañana y cansado por la noche, lo que nos ayudará a dormir mejor y esto a ganar musculatura.
  • Quema más grasa. Entrenar en ayunas quema más grasa que hacerlo después de una comida, porque el cuerpo utiliza las reservas de grasa para hacer el ejercicio. También hay estudios que aseguran que la quema de calorías posterior al ejercicio también es mayor cuando se hace hace por la mañana, lo que ayuda a perder peso.
  • Aumenta la energía. Hacer ejercicio nada más levantarnos nos activa y nos pone alerta. Y, además, favorece la concentración.
  • Mejora el estado de ánimo. Como decíamos, las endorfinas y hormonas de la felicidad que se segregan consiguen que nos sintamos bien y animados mucho después de hacer ejercicio.